jueves, 6 de febrero de 2014

Relatos del Universo CSW: Orígenes del Sistema en Industrias Heimdall

Saludos bloggers,

Avanzamos la semana con fuerza, y para romper la rutina a medio día os traigo una de relatos para proseguir el estudio del trasfondo en Colonial Space Wars. Ya hablamos de los comienzos de la Unión de Terra, hoy le toca el turno a Industrias Heimdall.


 ¿Que llevó a una de las más grandes y poderosas corporaciones de Terra a autoexiliarse y crear una nueva sociedad completamente ajena a las culturas desarrolladas por los demás mundos colonizados por el hombre?. La respuesta está en el siguente relato, así que os recomiendo que no perdais detalle.





LOS MUNDOS MÁQUINA

La colonización del sistema Sirio fue la mayor empresa que jamás una corporación llevó a cabo en solitario, no en vano Industrias Pesadas Heimdall era una de las “5 Regentes”, como se denominaban a las más poderosas entre todas las megacorporaciones de Terra. Tras muchas décadas de arduos trabajos logró establecerse una ruta de puentes de salto desde Marte hasta Sirio VI, lo que aumentó exponencialmente la construcción y población de un nuevo sistema. 

La creación de gigantescas puertas de salto en órbita para crear "rutas espaciales" seguras fueron una prioridad para la Unión de Terra desde los orígenes de la colonización interestelar.

Además, la crisis social y económica desencadenada tras la guerra entre el Sistema Solar y Alfa Centauri provocó la migración de muchos millones hacia las minas de Sirio.  El nivel de desarrollo que tomó siglos en Alfa Centauri fue alcanzado en cuestión de décadas en estos nuevos mundos. Controlados por la todopoderosa Heimdall, las megalópolis crecieron como sus industrias, imparables e incansables en busca de lograr mayores producciones y beneficios, hasta dejar los mundos casi por completo cubiertos de metal. Es lo que la historia conoce como la creación de los mundos máquina, colonias que dejaron a un lado el bienestar del hombre para lograr extraer de él y su entorno todos los recursos. 

Cuenta la leyenda que pasados varios siglos, algunos de estos mundos se convirtieron en auténticos laberintos con un desconocido número de niveles incluso para sus propios habitantes, obreros o funcionarios, que acabaron virtualmente atrapados en ellos. La gran mayoría de estos hombres y mujeres vivían y morían en su interior sin ser realmente conscientes de la infinita red de contrucciones que los rodeaba. Sólo aquellos individuos que poseían habilidades cibernéticas podían disponer de una auténtica percepción de su mundo, pero con el tiempo, esta comunión del hombre con la red planetaria acabó por destruir poco a poco todos aquellos comportamientos o hábitos que caracterizaban a un ser humano, al menos como al organismo biológico al que todos nosotros conocemos. 

Los laberintos de metal, el hogar y tumba de muchas generaciones de colonos de los mundos máquina.

Nadie sabe cuando el hombre se fundió con la máquina, pero este lento e inexorable proceso forjó una nueva sociedad hasta llegar a los turbulentos levantamientos de Scopia en el 3820 d.C, donde se hizo patente la incapacidad de Terra de controlar realmente sus dominios en estos sistemas. El miedo de importantes miembros de “La Cámara” ante el aumento de poder de Heimdall no se hizo esperar, y las otras cuatro “Regentes” firmaron importantes alianzas con el único fin de debilitar, y si fuera posible eliminar, a Industrias Heimdall. Cuando se revelaron los preparativos de Heimdall para la colonización del vecino sistema Proción comenzó una de las más cruentas guerras corporativas y, durante casi ocho décadas, gravísimos enfrentamientos encubiertos tuvieron lugar por toda la Unión. 

"La Ley del Hombre" fue desarrollada en secreto por las "4 Regentes" y aprobada por La Cámara con objeto de debilitar a la hegemónica Heimdall. Sin embargo, los levantamientos se sucedieron con tal violencia en los mundos máquina que no quedó más remedio que abolirla en ciertos sistemas para evitar una segunda guerra colonial.

Pudo haber sido la grave presión ejercida por la guerra de Corporaciones o un cambio radical en la política de Heimdall, lo cierto es que se produjo un frágil equilibrio de fuerzas con una virtual separación de poderes. A finales del cuarto milenio “La Cámara” ejercía un mayor control en el sistema solar, Altair y Alfa Centauri, mientras que los seguidores de Heimdall tomaron mucha fuerza en los sistemas Sirio y Proción. A pesar de la tensión generada, el miedo a una nueva guerra civil de proporciones aún mayores evitó la escisión, sin embargo la semilla de la discordia ya estaba plantada. Llegados al año 4000 d.C. nadie en Terra podría asegurar quién  gobernaba realmente la misteriosa Corporación que quebró desde su interior los cimientos de la Unión, pero si de algo estaban seguros es que, fueran cuales fueran sus verdaderos dueños, era solo cuestión de tiempo que revelasen sus auténticos intereses. 

Boldo dixit.

5 comentarios:

  1. Enhorabuena por el minirelato muy entretenido e interesante.

    Animo para todos y esperando el siguiente relato

    ResponderEliminar
  2. Gracias Magnus,

    Éste más que un relato es una pequeña parte del trasfondo que se incluirá en Flesh and Steel. En New Horizons nos pareció que sería demasiado denso incluirlo, pero para la siguiente edición del juego ya va siendo hora de profundizar en él.

    Saludos!.

    ResponderEliminar
  3. Mira que buena noticia con lo que me gusta el transfondo jejeje

    Y por curiosidad la nueva edición saldra en forma de kickstarter o algo por el estilo ?

    ResponderEliminar
  4. Sí, tendrá que ser campaña de crowdfunding, pero ni la plataforma ni fecha aún están decididas.

    http://gamerandcommander.blogspot.com.es/2013/12/novedades-cartel-promocional-de.html

    Os mantendremos informados. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En primavera ehh pues habrá que estar atento jejej ;)

      Gracias tio y saludos

      Eliminar